Proloterapia para Osteoartritis de Rodilla

23.01.2018

Un estudio con noventa adultos con Osteoartritis de Rodilla, se aplicaron mensualmente inyecciones de proloterapia con dextrosa cerca de 3 a 5 meses. Aquéllos que recibieron la proloterapia notaron una mejora significante en el dolor, al andar y la rigidez que en los meses previos. Esto siguió siendo valido incluso después de seguir la pista a más de 60 personas a las cuales que realizaron el estudio, todo esto en el lapso de dos años. También, ninguno de los pacientes que recibieron proloterapia reportaron efectos adversos.

Para agregar, una visión sistemática de diversos estudios en el uso de la proloterapia determinó que hay una confiable evidencia basada en siete estudios (incluidos los dos mencionados arriba) que muestra rendimientos y resultados positivos para aquéllos con osteoartritis de rodilla.

La proloterapia es de bajo riesgo y muy difícilmente produce efectos adversos, pero debemos tomar en cuenta que el dolor y la irritación pueden aparecen inmediatamente después de la inyección. Algunos doctores prescriben medicamento para el dolor para ayudar con el dolor después de la inyección. 

¿Cómo actua la Proloterapia en mi Rodilla?

Hay distintos tipos de inyecciones que pueden ayudar a aliviar el dolor y la rigidez para aquéllos con dolor Osteoartritis de Rodilla. La más común es la inyección de cortisona (esteroides), aún así existen varias, como la viscosuplementación y el plasma rico en plaquetas (PRP).

Las inyección de esteroides pueden reducir la hinchazón, el calor y el cambio de color en la zona y en cambio aliviar el dolor de la articulación.

Una opción que esta ganando la atención por sus resultados positivos y la ausencia de efectos adversos es la proloterapia. Proloterapia, también conocida como terapia de inyecciones regenerativas, esta basada en una idea que corre hacía un destino o meta en común en el tratamiento de la artritis: disminuir la inflamación. De hecho, la meta de la proloterapia es inyectar un irritanto en la articulación que temporalmente aumenta su inflamación. Esta respuesta inflamatoria, incrementa el flujo sanguíneo, estimulando el crecimiento y curando los tejidos dañados. 

El irritante comúnmente utilizado en la proloterapia es la dextrosa, pero sustancias como la glicerina, lidocaina o el fenol también pueden ser utilizados.