Previniendo 6 de las Lesiones más Comunes en Ciclismo

19.03.2018

Ya sea por estrellarse, por sobre entrenar o por tener un mal ajuste de la bicicleta, las lesiones son partes del deporte del ciclismo. Es una de las principales razones del porque montar en bicicleta puede ser una actividad desafiante. Aún así algunas lesiones son imposibles de evadir, hay algunas cosas que incluso los ciclistas pueden realizar para prevenirlas. Aquí hay una lista de las seis más comunes y que puedes hacer para evitarlas.

Problemas de Salud

Relacionados con montar en bicicleta, o progresan con el tiempo por resultado de movimientos repetitivos o son repentinos como caerse de la bicicleta el cual puede resultar en múltiples lesiones. Ambos tipos puedes causar morbilidad substancial.

Dolor de Rodilla

Esta lesión es una de las más frecuentes en cualquier deporte. Los ciclistas sujetan sus pies a los pedales con tacos en la parte inferior de su calzado. Sin embargo, no están posicionados en la forma correcta, el resultado es un dolor agudo en las rodillas que no se irá tan fácil. Hay muchas guías en línea sobre como posicionar apropiadamente los tacos. Bonus: Los pedaleos serán más fuertes. La rodilla de ciclista y rótula y tendinitis del cuádriceps, son otras lesiones comunes del uso excesivo. Arreglando la posición de los tacos ayudará mucho al problema. Conseguir algunas plantillas de ciclismo puede ayudar bastante también.

Dolor en Espalda Baja

Pasar el tiempo en la misma posición por un largo periodo de tiempo sin descanso puede dañar cualquier músculo. Esto es más frecuente en el ciclismo por la posición natural en la bicicleta significa una cantidad considerable de estrés fluyendo por la columna. De forma que los pedaleos sean fuerte, el cuerpo debe estar en una posición flexionada la cual puede resultar en un dolor de espalda. Así que pon tu espalda derecha y en la posición correcta de acuerdo al cuadro específico de tu bicicleta. 

Tendinitis de Aquiles 

Esta es otra lesión por uso excesivo y es causa de inflamación. Asegura de que la bicicleta que montas es la correcta para ti y que los tacos de tu zapatos estén posicionados correctamente. Si sietes dolor, bájate de la bicicleta y descansa por unos días. Si hay alguna hinchazón, pon un poco de hielo en el área afectada, también revista tu silla. Asegura de que no este tan elevada ya que mantendrá tus dedos apuntando hacía abajo lo cual significa que habrá una continua contracción en los músculos de tu pantorrilla.

Firmeza Muscular

Quizás no lo sepas pero tus pantorrillas e isquiotibiales estén tensos. No los sientes cuando estas montando ya que tu cuerpo es inteligente y se ha adaptado a el movimiento constante. Prueba un ejercicio que no tenga nada que ver con el ciclismo y sentirás el dolor. La firmeza puede llevar al desgarre, así que asegúrate de que tus músculos no hagan mucho ejercicios parecidos. Siempre calienta antes de subir a la bicicleta y enfría cuando termines. Estírate para que tus músculos se mantengan flexibles. Utiliza un rodillo de espuma para ayuda extra (si es que puedes soportar el dolor).

Dolores de la silla.

Este es una condición de la piel que se desarrolla a través del tiempo después de muchas horas en la silla. La fricción entre tu piel, la ropa y la silla pueden llevar a horribles comezones. No tengas el asiento o silla muy arriba y viste la ropa correcta de ciclismo. Utilizar una crema puede aliviar la inquietud de fricción de la piel contra la silla.

Entumecimiento del Pie.

¿No sientes tu pie? No te asustes. Es realmente común. La causa más grande (aparte del clima frío) es el calzado inadecuado. Asegurate de que los tacos no esten muy lejos, incrementeando la presión alrededor de la bola del pie. Demasiado andar por las colinas es otra causa que involucra mucho empuje, eso significando un montón de esfuerzo en el pie. Asegurate de que tus zapatos no aprieten tu pie demasiado y que no sean tan estrechos.

Y si aún sientes dolor, no lo dudes. Ven y conoce a nuestro especialista, que puede ayudarte con el tratamiento especial de Proloterapia. Siempre consulta con tu especialista.