Curación en Ligamentos ¿Qué la favorece y qué la limita?

05.10.2018

Una vez que la Proloterapia ha terminado ¿qué es lo que sigue? Es cierto que el especialista te ha dado una lista de cosas por hacer y otras que no son para nada recomendables. Aquí te mostraremos todo lo que debes hacer y lo que no debes hacer para favorecer la curación en los ligamentos y tendones una vez terminada tu sesión. 

El favorecer la curación depende de muchos factores, abajo de pondremos los más importantes: 

  • Edad
  • Obesidad
  • Dormir
  • Actividad Física
  • Medicamentos
  • Nutrición
  • Infecciones

Fortalezas y Limitaciones en la Curación.

Edad: 

  • La actividad física disminuye por completo. 
  • sienten que no se curan por que lo están relacionado con una problema propio de la edad. 
  • Declinan muchas de sus funciones propias del organismo, sus ligamentos y tendones tiene menor cantidad de agua, no proteínas de colágenos proteoglicanos. 

Obesidad:

  • El peso excesivo incrementa la presión a los ligamentos principalmente a los lumbares, caderas y rodillas.

Hormonas: 

  • El sistema endocrino secreta varias hormonas necesarias para el fortalecimiento de los ligamentos como lo son: la testosterona, el cortisol, y la tiroxina. Sistema que se ve afectado con la edad.

Nutrición:

  • Los ligamentos consisten en agua, proteoglicanos y colágeno (cerca del 70% al 90% del peso del tejido conectivo, es la proteína más abundante del cuerpo humano). 
  • La síntesis de colágeno requiere nutrientes específicos como: hierro, cobre, magnesio, calcio, zinc y vitaminas varias. Por tal motivo una buena alimentación es indispensable para una buena formación de ligamentos fuertes. 

El sueño: 

  • El cortisol normalmente disminuye su producción por la noche y el de la glándula pineal (melatonina) aumenta.
  •  En el paciente con dolor crónico el cortisol no disminuye ya que el cuerpo lo ve como un estrés, por lo tanto la glándula adrenal, que reacciona ante el estrés, lo hace produciendo más cortisol. 

Actividad Física:

  • El rol del ejercicio es fortalecer el tejido muscular y no el ligamentario. Por eso cuando se ejercita un paciente con dolor crónico es más el dolor. Por lo tanto primero debemos fortalecer con Proloterapia sus ligamentos y luego comenzar con la terapia física como: caminar, nadar y bicicleta estacionaria.  

Afortunadamente en PROLO VALLARTA podemos atender muchas lesiones que involucran los ligamentos y su recuperación.