9 Maneras de Proteger tus Rodillas

06.03.2018

Cerca de un cuarto de la población adulta en el mundo, desarrollará osteoartritis para la edad de 85 años y la obesidad será la principal culpable. Tu puedes proteger tus rodillas al mantenerte activo y  fortaleciendo los músculos correctos -sin importar la edad- pero tomando las precauciones necesarias para tus rodillas.

9 Maneras de Proteger tus Rodillas

  1. Aligera la carga. Simplemente el caminar pone presión igual a tres o cinco veces el peso de tu cuerpo en tus rodillas, y el acarrear esos kilos extras hace la carga inclusive peor. El peso excesivo en los ligamentos de tus rodillas acelere el proceso de osteoartritis, la degeneración de la articulación, así que ¡despójate de esos kilos de más!
  2. Trabaja todos los músculos. Ejercicios de fortalecimiento y flexibilidad pueden construir que los músculos estabilicen las rodillas, pero no solo trabajes un grupo de músculos y te olvides de los demás. Lo más importante son los cuádriceps (el frente de la entrepierna), el tendón de la corva (tendones y músculos detrás de la rodilla y entrepierna) y abductores y aductores de la caderas (respectivamente la parte interior y exterior de la entrepierna). 
  3. Escoge tus deportes. Remo, campo traviesa, esquiar y ciclismo son actividades amigables con las rodillas, ya que causan un bajo impacto y no generan un retortijón. 
  4. Ponlo sobre hielo. No ignores una torcedura, no importa que deporte tomes. Esta es una manera simple de reducir la inflamación y el dolor. 
  5. Evita la rotación de caderas y rodillas. Brincar y bajar la intensidad en una carrera -común en muchos ejercicios- parece ser particularmente malo para el ligamento anterior cruzado de la rodilla. Aterriza con los ligamentos alineados para que así las caderas estén arriba de las rodillas, las rodillas arriba de los tobillos y los tobillos sobre los dedos, pero algunos dan sobre las articulaciones. Las deportistas jóvenes femeniles que jueguen deportes como el fútbol y el baloncesto tienden a lesionarse el ligamento anterior cruzado cinco a ocho veces más frecuente que los jóvenes varones. 
  6. Tenga cuidado con las subidas y las bajadas. Correr en un terreno con pendiente puede ejercer cierta tensión en tendones de la rodilla. Presta atención cuando tus rodillas necesiten un descanso o al menos un camino más plano.
  7. Campo traviesa. El uso excesivo es el lento y continuo camino a las lesiones de rodilla. Opta por un rango variado de actividades alternando entrenamientos. Si corres, por ejemplo, alternarlo con ciclismo para utilizar diferentes grupos de músculos. 
  8. Rodilleras. Las rodilleras usualmente no previenen una lesión, pero si estas rehabilitandote de una vieja lesión o estas tratando de prevenir un esguince o rotura, consultar a tu doctor para elegir una rodilla es lo correcto para que todo este en orden.
  9. Proloterapia. Ya sea terapia con Dextrosa o Plasma Rico en Plaquetas (PRP), la Proloterapia es una de las formas más saludables y mejores en cuanto a costo beneficioso al usar la medicina regenerativa en nuestros días.