3 Lesiones Comunes en Natación

23.03.2018

La natación es relativamente un deporte de bajo impacto, pero los movimientos repetitivos usualmente llevan a lesiones molestas. Cada deporte viene acompañando con un set específico de lesiones. La lista de lesiones por natación puede ser menor en comparación a otros deportes como fútbol o béisbol, pero los nadadores competentes pueden caer victimas de lesiones. Muchas de las lesiones tratadas con los nadadores son menos severas, pero pueden volver mucho más series si se dejan sin tratar. Dos de los lugares comunes para las lesiones son los hombros y las rodillas.

1. Hombros de Nadador

El hombre de Nadador es muy común, especialmente los nadadores de estilo libre. Muchas veces los nadadores de estilo libre toman potencial en las largas prácticas con cantidades pequeñas de golpes mezcladas en el entrenamiento. Estos movimientos constantemente repetitivos puede llevar al dolor y la inflamación dado a la técnica incorrecta o el uso excesivo en la articulación del hombro. 

La prevención comienza con técnicas de corrección. Cuando los nadadores dominan las técnicas correctas hay menos estrés en el hombro causando mucho menos dolor. Junto con la técnica correcto, limitando la fuerza en la que metemos el brazo al nadar y jalando con nuestra mano en forma de pala podemos ayudar tremendamente a prevenir una lesión futura. Otra manera de acercarse a la prevención del hombro de nadador es incorporar bandas de ejercicio ortopédicas en las rutinas diarias de estiramiento, esto para construir fuerza en el hombro. 

Algunos tratamientos para nadadores son realmente simples, con un régimen poniendo hielo en el área afectada y medicina anti inflamatoria para reducir la hinchazón.

2. Desgarre de Labrum

Una forma severa de hombre de nadador, se si deja sin atención puede resultar en desgarre de Labrum. Esta lesión es muy seria y casi siempre requiere cirugía. Junto con la cirugía, un nadador sufriendo desgarre de Labrum, usualmente sigue un régimen de recuperación en fisioterapia para así ayudar en al recuperación y prevenir atrofia muscular.

Diferentes tipos de desgarres necesitan diferente régimen de ejercicios, incluso aquéllos recuperándose de una cirugía usualmente comienzan con un ejercicios de rango de movimiento antes de comenzar con los ejercicios de fuerza. Los casos serios pueden causar que los nadadores estén fuera del agua de cuatro a seis meses, de hecho si se descubre la lesión antes de que ocurra un desgarre el periodo de recuperación disminuye dramáticamente. Un desgarre del labrum es la última etapa del hombro de nadador y usualmente, no siempre, puede prevenirse con las técnicas mencionadas anteriormente.

3. Rodilla de Brazada de Pecho. 

La rodilla de brazada de pecho es una lesión común entre los nadadores que suelen hacerlo de esta manera, incluso otros nadadores pueden desarrollar esta lesión. Dado a lo largo de la patada y la sobre rotación de las rodillas durante la brazada de pecho, las partes internas de la rodilla usualmente se inflaman resultando en un dolor crónico.

Sin embargo, este dolor de rodilla puede ser prevenido. Asegurándose de calentar correctamente y dejando que los músculos calienten antes de intentar, en ocasiones, estos dolorosos ejercicios, mucho de este riesgo al dolor puede evitarse. Usando una versión modificado de la patada en la brazada de pecho, haciéndolo menos la forma de la "w" como tradicionalmente es vista y enfocándose más en la técnica de las caderas, los nadadores de brazada de pecho pueden seguirlo haciéndolo sin dolor.

Siempre es más fácil prevenir cualquier lesión con técnicas correctas que recurrir a la rehabilitación una vez que la lesión ha ocurrido. Esto también aplica a alas lesiones de rodilla, que pueden ser incluso más difíciles de tratar. Con este tipo de dolor de rodilla, es mejor tratar de tomar un descanso de nadar con Brazada de Pecho, mientras tratas de recuperar fuerza de otras maneras antes de volver a la brazada de pecho. También, así como en el hombre de nadador, el hielo y anti inflamatorios pueden ser una ayuda substancial.

No obstante las lesiones más frecuentes en natación no son tan serias como desgarres en el ligamento interno de la articulación de la rodilla o una concusión, incluso aparentes lesiones menores no deben tomarse a la ligera. Con cualquier tipo de lesión es muy importante reconocer los problemas desde sus primero signos y sintomas. Entendiendo que esto no siempre es posible es sabio tener en mente, no continuar una actividad si el dolor sigue persistiendo.